08 de febrero de 2023

¿Eres de los que están comenzando a entender el uso de la tecnología y sin darse cuenta, ya es momento de una actualización? Confía en nosotros cuando te decimos que no eres el único.

El ritmo con el que nuestros aparatos, dispositivos y herramientas de trabajo quedan en la obsolescencia es cada vez más frenético, y en un abrir y cerrar de ojos, caemos en el entendimiento de que necesitamos actualizarnos para no quedarnos en el antaño.

Esta constante necesidad de mantenernos actualizados es lo que ha permitido que las herramientas tecnológicas dejen de ser un lujo y se conviertan en un privilegio accesible para todo el mundo, por lo que ahora se consideran elementos fundamentales en el ámbito profesional y empresarial.

Pero, ¿cómo influye la tecnología en las empresas?

Siendo un mundo tan globalizado, las empresas aprenden constantemente a moverse de manera rápida y eficiente a través de los recursos con los que cuentan, sin embargo, la tecnología ha llegado a resolver problemas que afectaban la productividad y que generaban barreras en las organizaciones, todo por medio de innovadoras herramientas de trabajo que son adaptables a las necesidades que se presenten.

Hoy, es más seguro y rápido cerrar un trato, firmar un contrato y hasta hacer envíos de documentos en cuestión de minutos o incluso segundos, algo que hace más de 20 años podría haber llevado semanas o hasta meses, todo gracias a la implementación de herramientas tecnológicas en las empresas.

Es tanta la importancia de adaptarse y continuar, que cuando una empresa decide oponerse a la idea de implementar nuevas herramientas o actualizar las ya existentes, aumenta la posibilidad de estancarse y quedarse atrás, haciendo que con el paso del tiempo dichas organizaciones desaparezcan.

Este riesgo está presente en todas las organizaciones del mundo, pero las más vulnerables son aquellas que se niegan a avanzar y que se encuentran en etapa de crecimiento, las cuales aún no están establecidas y por ende no cuentan con un posicionamiento en el mercado.

Entonces, ¿por qué a las empresas les cuesta trabajo adaptarse?

La mayoría de los negocios se niegan a crecer al ritmo de la tecnología por temor o por costumbre, sin embargo, debemos entender que es normal el temor a lo desconocido, después de todo, es verdad que la tecnología nos proporciona agilidad, procesos más rápidos, ahorro de tiempo y una productividad más eficiente, pero también puede causar cierto temor cuando los empresarios al mando no entienden las herramientas, se cierran a nuevas ideas y creen que son difíciles de manejar, por lo que se crean una idea de que esto les hará perder tiempo y recursos.

Desde que se ha comenzado a romper esta barrera, miles de empresarios han visto el declive de sus negocios, ya que el fax dejó de ser eficiente, el correo electrónico es totalmente accesible y el uso de papel y pluma se ha vuelto obsoleto.

Hoy en día es completamente normal que aún haya líderes empresariales que se nieguen a la idea de tener que adaptarse a nuevas formas de trabajo, pero con el paso del tiempo su tecnología no será la única que dejará de ser compatible, también sus procesos.

En la actualidad, ¿cuáles son las herramientas que han sido reemplazadas?

Es difícil mencionar a todas, ya que poco a poco el mundo digital ha revolucionado distintas áreas empresariales, pero mencionaremos tres de las más evidentes.

Dispositivos de almacenamiento de datos: Aún en los 90’s era completamente normal y moderno pasar de un floppy disk de 5 ¼ a uno de  3 ½, pero Apple rompió con esto cuando en el 2003 eliminó la entrada para disquetes con la creación de las iMacs, eso llevó a la llegada de los CDs y unos años después se dio el brinco a las USB, hasta llegar al día de hoy dónde ahora se trabajan en nubes virtuales.

El Fax: El ícono tecnológico de los años ochenta, ahora es visto por las nuevas generaciones con extrañeza. Hoy en día sus funciones fueron reemplazadas por multifuncionales y por los servicios de mensajería instantáneos que son acompañados con imágenes sin necesidad de usar un teléfono fijo y sin gastar papel o tinta.

Las máquinas de escribir. Recordarlas nos causa nostalgia, y pese a que facilitaron el trabajo de oficina, hoy se trata de tecnología obsoleta, ya que fueron totalmente reemplazadas por las computadoras y los celulares.

El equilibrio perfecto

Es fundamental que los líderes evalúen qué tecnología es necesaria para asegurar el éxito de su negocio, debido a que también el uso desproporcionado de herramientas tecnológicas puede tener un impacto económico significativo; si no se encuentra el equilibrio perfecto, se podría llegar al grado de hacer adquisiciones  innecesarias. 

Asimismo, los empresarios no deben dejarse abrumar por la  cantidad de tecnologías que se encuentran disponibles en el mercado. Es preciso que tomen las mejores decisiones sobre qué tecnología seleccionar de acuerdo con la madurez y necesidades de la organización, ya que más no es sinónimo de éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *